Consejos para organizar tu boda si estás embarazada

Por suerte, casarse embarazada ya no es algo que haya que ocultar. De hecho, son muchas las novias que se casan en las últimas semanas de gestación y lo hacen mostrando orgullosas sus barriguitas. ¿Quién dijo boda? os da los mejores consejos para que puedas disfrutar ambos boda y embarazo.

Precisamente este post va dirigido a las novias que van a organizar su boda y están esperando un lindo bebé. Y, créeme, si la organización ya es compleja de por sí, si hay un embarazo de por medio puede serlo aún más.

La planificación

Planifica cuidadosamente el calendario de tu embarazo y de la boda, combinándolos, pero anteponiendo siempre el primero. Ten en cuenta que ambos proyectos requerirán tiempo y esfuerzo para la pareja, pero sobre todo para ti, puesto que por mucho que se implique en todo, el embarazo lo vivirás tú, con todo lo que conlleva.

Ten en cuenta que si una novia siempre corre peligro de convertirse en una bridezilla, pero si introducimos el embarazo en la ecuación, las probabilidades aumentan de forma exponencial. Al estrés de la organización se le suma la revolución de las hormonas y todo lo que implica el proceso de convertirse en mamá.

Si te has enterado que estás embarazada con la organización de la boda ya comenzada, lo más seguro es que ambos tengáis que replantearos muchos puntos de la planificación. Si habéis comenzado la organización con mucha antelación, quizás tendréis que adelantar o retrasar la boda, según cuándo tengas previsto el parto.

Si tú y tu pareja habéis decidido casaros cuando ya sabíais que estabas esperando un bebé, deberíais planificar la fecha de la boda de forma que no se acerque demasiado a la prevista para el parto. Incluso aunque eso implique acelerar la el proceso de organización o elegir una boda algo más sencilla. Nadie quiere romper aguas en pleno sí, quiero.

novia_embarazada

Piensa qué tipo de boda quieres y valora si tienes fuerzas y ganas para acometerla. Aquí te hablo en singular, porque la que debería tener la última palabra en este asunto eres tú, porque os casáis los dos, pero la que estás embarazada eres tú. No todas las gestaciones son fáciles y debes tener en cuenta si estás en condiciones para preparar una boda con varios cientos de invitados.

Si te sientes fuerte, adelante; aunque tienes que prever que el embarazo seguirá adelante y, desde que comencéis a organizar todo hasta la fecha de la boda, tu barriguita irá creciendo, con todo lo que ello implica. Quizás en la 8 semana de gestación tengas fuerzas suficientes, pero en la 24 no tantas.

Valora si te conviene más organizar una boda íntima o algo más grande. Pon en la balanza los pros y los contras y elige lo que tú deseas, no lo que se espera de ti y de tu pareja o de lo socialmente correcto.

Ten en cuenta la época del año y la hora en que se celebrará la boda, para que tú puedas estar cómoda. Evita el calor o el frío excesivo si es posible.

La boda

Elige espacios para la ceremonia y la recepción que te resulten agradables… y que no estén muy lejos de algún centro médico. Si estás cerca de la fecha prevista para el parto, no está de más tener esa precaución.

Aunque los servicios de emergencia acuden siempre que se necesita, te sentirás más segura si alguien te puede llevar rápidamente a un hospital si te pones de parto.

Pide que haya asientos cómodos ya los que puedas acceder con facilidad, tanto en la ceremonia como en la recepción, incluso durante el cóctel. Tienes que poderte sentar cuando lo necesites, sin necesidad de que te ayuden o de tener que movilizar al personal del recinto para que te acerquen una silla.

novia_invitados

A la hora de atender a tus invitados, hazlo, aunque tenga que ser sentada porque te sientes cansada. Busca un sitio en una zona visible y serán ellos los que se acerquen a darte la enhorabuena. Entenderán perfectamente que no puedas saludarles de pie.

Al elegir el menú tú y tu pareja deberíais buscar una entente cordiale entre tus necesidades y complacer a los invitados. Es decir, que tú no puedas comer jamón, embutidos, patés o ahumados, no significa que no puedan hacerlo ellos. Podéis relegar esos alimentos a los aperitivos, eligiendo también otras opciones que tú si puedas comer.

En cuanto al tema del alcohol, puedes pedir que entre la oferta de la bodega haya también bebidas sin alcohol que te agraden a ti. Aunque siempre debe haber bebidas no alcohólicas en cualquier reunión, en este caso debería haber las que tú puedas beber y te apetezcan. El resto de los invitados podrán tomar una copa mientras tú degustas un cóctel sin o un zumo natural.

Si tú y tu pareja tenéis pensado un baile con coreografía, tened presente que según va  cambiando el cuerpo, también se va modificando el centro de gravedad y por tanto el equilibrio. Eso implica que si la coreografía inicial  tiene muchas vueltas o movimientos que requieran mucho equilibrio, puedes ir experimentando dificultades según va avanzando la gestación. Si no te sientes segura, quizás sea mejor que busquéis un baile algo más tranquilo y sencillo. Si eres bailarina, este consejo no va contigo, porque hay profesoras de baile que dan las clases casi a punto de dar a luz y siguen moviéndose con una gracilidad pasmosa.

Cuídate mucho

Aunque la organización de la boda es un período estresante, debes evitar los nervios y los conflictos por todos los medios, porque ahora sois dos los que los padeceréis. Cuídate todo lo posible y antepón tu salud y la de tu bebé a la organización de la boda.

Busca tu espacio para relajarte: hacer yoga para embarazadas, masajes, cafés con amigas, una escapada con tu pareja…

Si todas las novias deben cuidar su alimentación, en el caso de que estés embarazada más aún. Sobre todo por tu salud y por la del bebé, aunque también porque si ganas muchos kilos durante la gestación puede que tu vestido no te valga y tengas un verdadero problema días antes de la boda. Imagina qué caos…

Cuídate, y no sólo hablo de salud, también de belleza. Durante el embarazo puedes experimentar cambios que te hagan sentir insegura: manchas, granitos, hinchazón… Así que mímate todo lo posible para sentirte guapa.

El vestuario

Elige un vestido bonito y favorecedor. Si no encuentras nada ya confeccionado, te recomiendo que te lo hagas a medida, no es mucho más caro y la modista te podrá ir ajustando el vestido según tus necesidades.

Si te compras el vestido de confección, te aconsejo que no lo hagas con mucha antelación, porque tu cuerpo cambiará muchísimo. Así los arreglos serán menores.

novia_embarazada2

Todas las novias deberían buscar un vestido con el que se sientan cómodas, pero si estás embarazada con más razóntodavía. Si tienes muchos meses de embarazo lo más probable es que te sientas pesada y algo hinchada, por lo que necesitas algo que no te aporte más incomodidad a la que ya tienes.

Procura que el vestido te permita moverte con seguridad, ya de por sí puedes tener dificultades para caminar si tu pancita ya es grande, así que la ropa no debería ponértelo más complicado. No pongas en peligro tu integridad y la del bebé por una posible caída.

Te aconsejo que no intentes disimular la barriguita con corsés, especialmente si la gestación está muy avanzada, sino que la luzcas con orgullo. Aprisionar al bebé no es lo más saludable para él, además de que es difícil ocultar un embarazo de varios meses con el vestido y es peor el remedio que la enfermedad. Y siempre podrás contarle a tu peque más adelante que, en esa foto en la que estabas tan guapa, ya estaba dentro de la tripita de mamá y que estuvo presente en la boda; le encantará.

Busca diseños que te favorezcan teniendo en cuenta tu estado. Dile no a los modelos con cintura entallada o con mucho volumen y adornos.

Si has aumentado mucho de talla de sujetador con el embarazo, quizás no te sientas cómoda con un escote delantero. Si quieres darle un toque sexy a tu outfit nupcial, siempre puedes optar por llevar el escote en la espalda.

Ojo al velo y pruébatelo antes para comprobar que no te hace muy voluminosa. Si tienes barriguita y el velo tiene mucho volumen, puedes llegar a parecer muy grande. Si quieres velo, debes buscar un largo y un modelo que equilibren tu figura.

Otro elemento de tu vestuario que debes cuidar muchísimo es el calzado. Debe ser bonito, por supuesto, pero también tiene que ser cómodo, muy cómodo. Tus pies y tobillos tendrán tendencia a hincharse, por lo que los zapatos no deben apretarte. Tienes muchos modelos apropiados para ti en el mercado. Una recomendación: no compres los zapatos muy pronto, hazlo cerca de la fecha de la boda, para asegurarte de que se adaptan a tus pies según ha ido avanzando el embarazo.

zapatos_novia6

Si te gustan los tacones, aunque no te sientes muy segura o cómodo durante el embarazo, puedes optar por los modelos tipo cuña.

En cualquier caso, ten previsto un par de zapatos más cómodo por si lo necesitas cuando llegue la hora del baile o incluso antes.

Ten a mano los complementos que puedas necesitar: abanico, chal…

Más consejos

Comprad las alianzas en fechas cercanas a la boda, porque puede que tus manos estén más hinchadas y lo que menos querrás es que durante el intercambio de anillos tu pareja no pueda ponértelo en el dedo. Después del embarazo si es preciso puedes achicarla.

anillos2-1

Si las sesiones fotográficas no deberían ser interminables en ningún caso, si tú estás embarazada con más razón. Hablad con el fotógrafo para planificar las fotos teniendo en cuenta tu estado.

Pide que el coche nupcial sea cómodo a la hora de salir y entrar de él. Si a una novia ya le cuesta, será aún más difícil si luce una tripa abultada.

Planificad la Luna de Miel teniendo en cuenta el embarazo. Ambos debéis tener presente las condiciones del destino, el desplazamiento, etc.

El día de la boda reserva un rato para poder echarte una pequeña siesta y poner las piernas en alto. Así estarás más descansada y podrás aguantar mejor todo el trajín que te espera.

Y un último consejo: si siempre es útil contar con una wedding planner para organizar una boda, si estás embarazada se convierte en algo imprescindible.

Obsesión: ¡el plumeti en novias románticas!

Desde Momentos para el Chachachá os queremos mostrar la obsesión compartida que tenemos con Eva por el plumeti. ¡Disfrutad tanto como nosotras con su post!

Pues bien, ya lo habéis leído. Estoy obsesionada con el plumeti. Bueno, no es que sea una loca (a lo mejor un poco sí, de hecho cuando empecé con el blog ya lo mostraba en los tipos de velos) simplemente es un tejido que me encanta y que considero ideal para novias que buscan lucir un estilo romántico. Para muestra, ¡un botón (o un punto)!

alicia-rueda-atelier-foto-patricia-bara

Para las que no lo conocen, este tejido es aquel que se caracteriza por llevar bordados puntitos sobre él. Lo hay en todos los colores y formas, sólo que las novias ahora lo eligen en blanco (crudo, beige…) para sus vestidos de novia y también en alguna tonalidad diferente para sus velos.

alicia-rueda-atelier

bouret-atelier

diane-lewis

helena-mareque1

marta-marti2

alejandra-svarc

Además esta tela puede encontrarse de diferentes formas: de algodón, suizo, con los bordados de mayor o menor tamaño… Pero, sin duda, para vuestros vestidos de novia no todo vale.

¡Atención! ¿Quieres saber si el tejido es de calidad? ¡Mira bien que el bordado esté hecho por los dos lados de la tela! Sólo así sabrás si esta es de calidad.

isabel-nunez

matilde-cano

momenta-bodas

oh-que-luna

bebas-closet

via-instagram-bohoidea

En cuanto a dureza podéis encontrar diferentes tejidos, dependiendo de para qué lo necesitéis. Así, existe plumeti bordado en muselina, en lino, en organdí, en distintos tipos de tul, etc.

Las casas y firmas internacionales apuestan por él una y otra vez en las colecciones que sacan cada temporada y así podemos ver a novias deJesús Peiró o Pronovias con plumeti en diferentes partes de los modelos, síntoma de que aunque pase el tiempo este tejido se sigue llevando y es que una de las ventajas de este tejido es que es muy versátil y puede usarse para diferentes partes de los vestidos de novia.

9jesus-peiro

10alicia-rueda-atelier2

11pronovias-coleccion-2014

¿El por qué estoy obsesionada? Considero que este tipo de tejido aparte de aportar un estilo muy romántico, es atemporal, dulce, sensual y delicado. ¿Qué más razones se necesitan?

paredero-quiros1

marta-marti

sarah-seven

one-wed

Como consejo, lo mejor es escoger para el vestido de novia tejidos 100% naturales. Son más caros, sí. Sin embargo con ellos te aseguras que tu diseño se confeccione con materiales de calidad que le aporten ese toque de distinción que buscas y siempre de la mano de los mejores profesionales. Piensa que tu boda sólo se celebrará un día y que quieres estar radiante, ¿no?

 

El escote en el vestido de novia, elige el que más te favorezca

Hoy vamos a hablaros de la importancia el escote en el vestido de novia, hay que saber identificarlos y asegurarte cual es el que más te favorece. Os lo pondremos fácil para que podáis rápidamente  reconocerlos.

Escote Asimétrico. Va perfecto para chicas con poco pecho y para aquellas de espalda ancha, ya que la reduce visualmente.

Escote Barco.  Sofisticado y discreto, conforma una línea recta de hombro a hombro, es el más adecuado para mujeres con el cuerpo en forma de pera.

Escote Corazón. Romántico, no solo por su diseño en forma de corazón, suele ser unos de los preferidos por las novias para resaltar el busto. Recomendable para chicas altas y muy delgadas.

Escote Cuadrado. O escote francés, aporta volumen al pecho y puede ser una buena opción para chicas con caderas anchas ya que desviará la atención a la parte superior. Lo ideal, tener la cintura estrecha para que se perfile la diferencia entre los hombros y la cintura, evocando una figura muy femenina. Es uno de los modelos más favorecedores para novias menos delgadas.

Escote Halter. O escote que se ata al cuello, deja al descubierto los brazos, los hombros y la espalda o al menos media espalda. Te puede ayudar a resaltar el pecho o a disimularlo.

Escote en V. Es el más favorecedor pues estiliza tu figura, ideal para novias con el cuello corto y/o ancho, o con mucho busto.

Escote Redondo. Este estilo además de ser sencillo se adapta muy bien a todo tipo de cuerpo, si bien es aconsejable no usarlo para aquellas que tengan una cara redonda o cuadrada.

Cuello Cisne. Sólo para novias muy delgadas, altas y con el cuello largo. Es preferible tener el pecho pequeño para poder lucirlo y si la forma de tu rostro lo permite llevar un recogido.

Hombros Caídos. Ideales para chicas con poco pecho, deja al descubierto los hombros pero cuidado no es nada favorecedor si eres ancha de espaldas, pues este escote no ayudará a disimularlo, sino todo lo contrario.

Palabra de honor. Aunque se adapta a todo tipo de cuerpos y bustos hay que prestar atención, pues si tienes un pecho pequeño puede hacer efecto de venda y aplanarlo o si tienes demasiado puede parecer que esta caído. Ideal para bustos de tamaño mediano.

 

¿Quién dijo blanco? Tu vestido de novia con color

Muchas sois las que os decantáis por el tradicional vestido de novia de color blanco,  cuyos orígenes se remontan al siglo XVI pues fue la Reina Victoria quien eligió casarse con un vestido blanco en lugar del plateado como correspondía a la realeza.

El blanco, por entonces era símbolo de virginidad y pureza, valores que se presupone debía tener la mujer que está por casarse y formar una familia. Sin embargo, la clase media debido a su economía se vestía con tonos claros para poder darle uso al vestido en otras ocasiones.

Afortunadamente ahora no hay reglas, tú decides cómo será el vestido de novia que lucirás en tu boda, dándole ese toque personal y diferente, pues existen multitud de posibilidades. Sé una novia atrevida y elige el vestidos de novia con el color que mejor te haga sentir.

Antes de la tradición del vestido blanco, las novias elegían sus vestidos conforme al significado que tenía el color y el destino que le depararía dicha elección, curioso ¿verdad? Aquí tienes algunos de sus significados, pero vístete con aquel con el que te sientas radiante.

  • El azul simboliza que el amor sería siempre verdadero, transmite calma y tranquilidad, esta asociado con la inteligencia.
  • El rosa representa el amor pero su parte más cariñosa e ingenua.
  • El rojo que la novia es muy apasionada.
  • El amarillo provoca sentimientos contradictorios satisfacción, peligro y poder.
  • El verde simboliza que hemos encontrado con quien formar un hogar, una familia.
  • El gris, personifica la falta de motivación, la responsabilidad, la constancia y la disciplina

 

 

Del sombrero al vestido de novia

Curiosas historias de cómo empezaron acompañan siempre a los más grandes artistas. Si miramos atrás y nos colocamos allá por el año cuarenta, veremos a una mujer cuyos comienzos son muy similares a los de Coco Chanel, ambas empezaron alquilando y vendiendo, sombreros y tocados de novia.

Vestido de novia a medida - Ernesto TerrónHasta que un día, a esta desconocida mujer se le ocurrió decorar su escaparate con un precioso vestido de novia. A partir de ese momento su vida cambiaría para siempre, se fundó así la primera tienda de novias de Castilla y León y una de las primeras de España.

Actualmente es la tercera generación quien continua los pasos de esta singular mujer. Creando diseños únicos, de calidad y a la vanguardia tenemos a Ernesto Terrón, incluyendo siempre a la novia en un proceso creativo desde el principio para realizar el vestido de ensueño.

Cuenta en su Atelier con un equipo de maestras modistas de la Alta Costura, ofreciendo tanto vestidos de novia como vestidos de fiesta, sin olvidarnos de los complementos; tocados, velos, alpargatas… ideales para que la novia luzca perfecta.

Nada habrás de envidiar a las celebrities que ya eligen a este diseñador para desfilar por la alfombra roja.